América Latina y la arquitectura de la seguridad global

Como señala el artículo de H. Kissinger en el Wall Street Journal acerca del (des)orden mundial contemporáneo y la gran complejidad del panorama actual, podríamos afirmar que, entre las diferentes teorías acerca de la existencia de un orden internacional, están aquellas que consideran que vivimos en un mundo unipolar (bajo la hegemonía de EEUU, sobre todo en materia de gobernanza económica y poderío militar), bipolar (EEUU y China), multipolar (BRICs) o, inclusive, uno no-polar. Frente a todas estas vertientes, Kissinger afirma que no existe un orden global post-Guerra Fría y que, en realidad, sería más conveniente hablar de un des-orden global.

Discutiendo esta misma idea de arquitectura de seguridad global, A. Kacowicz se refirió hoy a América Latina y a la gobernanza regional, en torno a tres ejes temáticos principales: la globalización, el regionalismo y el nacionalismo, que permiten o impiden aquello que el expositor denomina “Regional Security Governance”. Este concepto se operacionaliza a través de cuatro preguntas clave: ¿Es América Latina una zona de paz interna y externa?; ¿Es relevante para la seguridad global?; ¿Cómo definimos seguridad: seguridad democrática, ciudadana, cooperativa?; ¿Qué elementos han sido connotados como amenazas?

La respuesta a la primera pregunta –que es la que ocupó el grueso de la exposición– resulta compleja, o al menos, ambigua, puesto que no es tan sencillo afirmar que América Latina sea una zona de paz positiva al interior. Si bien el número de conflictos interestatales que se dieron en la región en las últimas décadas es escaso, el principal problema que afecta a la región hoy en día, a la hora de la constitución de una arquitectura de seguridad regional, es la falta de consenso respecto de algunos valores básicos, sobre todo en torno a la extensión del concepto de democracia representativa.

Algunos estados, como la Argentina, cumplen un rol más preponderante a la hora de aportar a la consolidación de dichos valores, mientras que en términos de su presupuesto de defensa –al que se destina un 0.8% del PBI, que equivale a un total de 10 dólares per cápita anuales– parecerían marchar hacia un proceso de desmilitarización, que no estaría en línea con los proyectos de sus vecinos, entre ellos Brasil y Chile, quienes han aumentado sus presupuestos de defensa en los últimos años.

En el caso de Brasil, el notable incremento de su presupuesto militar se encuentra en consonancia con su voluntad de proyectar poder a nivel global. Por este motivo, se encuentra desarrollando una industria de defensa, en la que se invierten unos 35 mil millones de dólares anuales, tanto para la consolidación de Fuerzas Armadas propias, como para el fortalecimiento de instituciones regionales que se ocupan de la Defensa, tales como el Consejo Suramericano de Defensa de la UNASUR.

La consolidación de espacios de discusión y coordinación de políticas de defensa a nivel regional permite el tratamiento de amenazas e intereses comunes de América Latina –tales como la defensa de recursos naturales, espacios marítimos y aéreos–, hecho que aportaría al fortalecimiento de la noción de zona positiva de paz interna.

Sin embargo, siguen persistiendo importantes disensos entre las Fuerzas Armadas, sobre todo a nivel hemisférico, acerca de cómo lidiar con amenazas transnacionales, como el crimen organizado o el narcotráfico. El fracaso de México en la militarización del conflicto, que acabó teniendo resultados menos positivos que lo esperado, es un ejemplo de ello.

Ya sea que se siga el paradigma de Kissinger, las teorías de gobernanza regional del Dr. Kacowicz, o incluso la tesis de Kupchan acerca de un “Nobody´s World”, en el que ningún estado dispone de las capacidades (o la voluntad) de proveer bienes públicos globales, el debate respecto de la arquitectura de la seguridad global y regional sigue abierto, y será el gran desafío de nuestra época general reglas de convivencia y consensos mínimos para seguir garantizando la paz y la seguridad internacionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s